Recordar Registrar
Jueves, 27 de Noviembre de 2014 - 06:28 h
Publicidad

Facebook Twitter

Cultura

SOCIEDAD  POLÍTICA

"La escuela me ayudó a descubrir la verdad"

11/07/2011

Las celebraciones en Sudán del Sur empezaron este sábado, a la medianoche local y en ellas participa uno de los hijos más conocidos de esta nueva nación africana: el músico Emmanuel Jal."¡Voy a dejar de ser un refugiado. Ahora voy a ser un ciudadano y tendré un país con el que me podré identificar", clamaba feliz.Cuando tenía apenas ocho años fue reclutado por los rebeldes para luchar contra el gobierno en Jartum. Jal luego escapó a Nairobi, Kenia, donde se convirtió en un exitoso cantante de rap. Su experiencia ilustra la prehistoria atribulada de Sudán del Sur. Sus sentimientos encontrados reflejan su presente y futuro.

Etiquetas relacionadas

Tambien de interés

Google Map de la zona

Cuando piensa en lo que usted tuvo que hacer como niño soldado, ¿la independencia de Sudán del Sur lo hace reflexionar sobre esos momentos, cambiar su opinión sobre lo que ocurrió?

Me trae memorias dolorosas. Es un día que será dedicado a tantas vidas perdidas. Mucha gente también murió de hambre. Yo mismo estuve en una situación en que me vi obligado a casi comerme a un amigo. Recuerdo un viaje en que la gente se estaba convirtiendo en caníbales, comiendo cadáveres. Mi hermana fue violada varias veces. Mi madre murió en la guerra. Yo crecí sin padre. Desde que yo tenía siete años salí del hogar. Ahora tengo 31.
Como yo, hay mucha gente en Sudán del Sur. Ahora mismo me vienen a la mente imágenes de cuando tenía seis o siete años, la gente enterrando a sus muertos, yo corriendo de un lugar a otro, los helicópteros bombardeando. Esas imágenes contrastan con la alegría y la felicidad que me invaden en estos momentos.

Esas emociones que usted tiene sobre su pasado parecen muy fuertes.

La única forma en que tal vez uno puede olvidar el pasado es si está en un lugar pacífico. Cada vez que cuento mi historia vuelvo a ese momento. Si recuerdo por la mañana, por ejemplo, a mi hermana gritando mientras estamos huyendo de una aldea o a mi madre gritando mientras nos separaban, es algo fresco, como si hubiera pasado ayer.

¿Todavía se siente vulnerable?

Sí, mi único escape ahora es la música, que me mantiene ocupado. La música es mi analgésico, mi terapia. Y mi fe me mantiene vivo y me da esperanzas de que el futuro será mejor. 

Mucha gente dice que usted los ha ayudado.

Para mí es como saldar una deuda que tengo con Emma, una trabajadora social británica que me desarmó, me llevó ilegalmente a Kenia y me puso a estudiar. Recuerdo que una vez le preguntaron algo y dijo que los problemas en Sudán eran complejos pero que, para poder construir el futuro, era necesario educar a las mujeres y a los niños.
Cuando yo llegué a la escuela, yo odiaba a los musulmanes, odiaba a los árabes, quería matar a tantos como pudiera.
Pero la escuela me ayudó a descubrir la verdad, que los que estaban matándonos no eran los musulmanes y árabes, sino la economía, los alimentos. De la misma forma en que los dinka y los nuer se atacaban unos a otros para robarse las vacas, otra gente llegaba con ideologías y extendían su empatía a personas de su mismo color o creencias. La educación me iluminó, me enseñó que hay muchas formas diferentes para arreglárselas. Y es por eso que he promovido tan fervorosamente la educación.

La educación ayudará a Sudán a la larga porque cuando uno descubre la verdad le resulta fácil perdonar y no aferrarse a las cosas.¿Quiere regresar a vivir en Sudán del Sur?

No veo la hora. Si mi país vive en paz no me importaría trabajar de agricultor o de cualquier otra cosa. O ser un hippie con un tambor debajo de un árbol y dedicarme sólo a la música. Y sembrar mis propios alimentos.

¿Cree que Sudán del Sur tendrá paz?

Sí. Tenemos que tener esperanza. Me parece que una de las cosas más importantes que ha pasado es que la mayoría de los niños perdidos de Sudán crecieron en campamentos de refugiados fuera del país, por ejemplo en Kenia, donde han recibido educación. Algunos ahora son abogados, ingenieros o comerciantes. Muchos viven en los países vecinos o fuera del continente y tenemos esa fuente de conocimiento en personas que pueden traerle paz al país. Todos vamos a trabajar juntos.

¿Pensó alguna vez que este día llegaría?

No. Tengo una canción que pregunta cuándo llegará el momento en que mi pueblo pueda comenzar a regresar a casa, sin lágrimas, sin temor, sin tribalismo. Es difícil creer que va a pasar porque crecí durante la guerra. Cuando uno pasa tanto tiempo luchando, es algo que lo afecta mentalmente.Por ejemplo, yo tengo 31 años y la gente no puede creer que tenga presión alta. El estrés afecta tu cuerpo sin que te des cuenta, de forma subconsciente.No me imaginaba que vería este día porque mi padre se vio involucrado en la guerra y mi abuelo también murió.Todo esto ha durado mucho y es como si alguien de pronto te pellizcara y te dijera: "¡Mira, está pasando de verdad!". Para mucha gente ha sido casi un shock que el mundo finalmente haya reconocido nuestro dolor y nos esté dando la mano para ayudarnos a ser libres.

Entrevista publicada en BBC Mundo

Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Imagen de archivo del músico Enmanuel Jal.

IMAGEN DE ARCHIVO DEL MÚSICO ENMANUEL JAL.


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010