Recordar Registrar
Sábado, 30 de Agosto de 2014 - 21:12 h
Publicidad

Facebook Twitter

Cultura

CULTURA

Tarifa, una ventana abierta al cine africano

GUINGUINBALI

04/07/2011

Aún no se han apagado del todo los ecos de la octava edición del Festival de Cine Africano de Tarifa, celebrado el pasado mes de junio en esta localidad gaditana, y todos, organización, crítica, público, coinciden en destacar el enorme nivel y la calidad de una cita imprescindible para quienes quieran conocer el cine africano, o, como dice su directora, “los cines africanos”. El FCAT, un festival que nació hace sólo ocho años, ya se ha hecho mayor y se ha convertido en uno de los más importantes de Europa.

Etiquetas relacionadas

Google Map de la zona

Más de 250 cineastas, en su gran mayoría africanos, proyección de 140 películas, presencia de televisiones del continente, focus sobre la República Democrática del Congo y las revoluciones de Egipto y Túnez, Letras Africanas, exposiciones, presentación de proyectos, un espacio para el encuentro entre productores y creadores y otro para la formación, talleres de danza y percusión, conciertos. Tarifa, durante una semana, entre el 11 y el 19 de junio, respiró África por los cuatro costados.

En palabras de Mane Cisneros, “Tarifa está consiguiendo a fuerza de mucho trabajo y de mucho corazón consolidarse como el más importante foro de encuentro de profesionales y cineastas de África y España”, afirmó la directora del festival. Trabajo, corazón, pero también excelencia y capacidad de innovar y buscar lo mejor para abrir en Europa una ventana del mejor cine que se hace en África. Y se hace mucho y bueno.

Además de las tres secciones a concurso, El Sueño Africano: largometrajes de ficción, Al otro lado del Estrecho: largometrajes documentales y África en Corto: cortometrajes (documentales y ficción), y las fuera de concurso, Pantalla Abierta: “Rewind Africa” (grandes títulos de la historia del cine africano), “Afroscopias” (miradas sobre las realidades actuales de África), “Miradas Españolas” (África vista por cineastas españoles) y “De las letras a las imágenes” (adaptaciones literarias), África en ritmo: Películas y documentales que tienen a la música y los músicos africanos como protagonistas, y Animáfrica: los títulos más destacados de la animación producida en el continente africano, este año destacaron las retrospectivas.

El Festival quiso centrar su mirada en los recientes acontecimientos de Túnez y Egipto, haciéndose eco de los  cambios que se han producido en estos países a través de una programación cinematográfica constituida por 16 títulos y una mesa redonda en la que se cuestionó el papel del cine y de los cineastas en sociedades totalitarias sujetas a censura.

De igual forma, otra retrospectiva estuvo dedicada al festival de cine documental de Agadir, en la que se proyectaron documentales marroquíes y, por último, hubo una sección especial dedicada a la historia del cine en la República Democrática del Congo, desde la época colonial a nuestros días, que repasó su historia y la  producción cinematográfica.

Un año más, una de las hijuelas del FCAT que mejor funcionó fue el Espacio Profesional, que pretende aprovechar la presencia en Tarifa de 180 invitados, entre directores, productores, actrices y actores, que participaron en encuentros, mesas redondas y debates cotidianos con el público, para facilitar los encuentros profesionales con una filosofía eminentemente práctica. Según aseguran desde FCAT, "el intercambio de ideas debe en nuestra opinión desembocar en el desarrollo de acciones que incidan sobre las problemáticas tratadas en los debates”.

De este espacio profesional que reúne a las dos orillas surgieron, por ejemplo, el III Foro de Coproducción Cinematográfica hispanoafricano, en el que se presentaron 10 proyectos de largometraje de ficción y documental ante productores y televisiones españolas y europeas, el Aula de Cine Africano, un curso, único en España, de cinco días de duración sobre el cine africano, y el eje de Cine y Literatura, que en esta edición tuvo un papel muy destacado.

Por ejemplo, estuvieron en Tarifa el programa de Casa África Letras africanas, una iniciativa surgida en 2009 con el objetivo de acercar al público español las principales voces de la literatura africana contemporánea mediante la  presencia en varias ciudades españolas de los escritores más destacados del continente y la publicación de obras de autores africanos en la colección Casa África de la editorial El Cobre-El Aleph.

Asimismo, se presentó el SILA, Salón Internacional del Libro Africano que cada año se celebra en Puerto de la Cruz, Tenerife, como la principal plataforma para el libro africano en nuestro país.

Cine, mucho cine. Pero también fotografía a través del IV Certamen PhotoÁfrica, organizado por el Centro Andaluz de Fotografía y el Centro de Divulgación Cultural del Estrecho AL TARAB, que este año estuvo dedicado al espacio urbano, y la muestra Un sueño de ida y vuelta. La SAPE congolesa, de los fotógrafos Héctor Mediavilla y Baudouin Mouanda, que se compone de ochenta fotografías y nos adentra en el fascinante mundo de la Sociedad de Ambientadores y Personas Elegantes (S.A.P.E.)

Y conciertos, talleres, diversión y trabajo, mucho trabajo, todo reunido en tan solo ocho días y en una localidad llamada Tarifa que se ha convertido en la referencia ineludible para los amantes del cine y de África. Y como dicen desde la organización, “para todos aquellos que, como nosotros, creen que el cine puede ser una extraordinaria herramienta de desarrollo y conocimiento”.

Y claro, cómo no, los premios. El nuevo Egipto fue el claro ganador de la octava edición del Festival de Cine Africano de Tarifa. La película Microphone, del director Ahmad Abdalla, se llevó el Griot al mejor largometraje de ficción, dotado con 15.000 euros. El jurado valoró en ella la energía y el enfoque dinámico del potencial del Egipto que se expresó en la revolución del invierno pasado. El jurado consideró que esta película también refleja el papel del arte en los cambios políticos y sociales.

Otra película egipcia, en este caso coproducida con Qatar, recibió una mención especial. Se trata de Hawi,
(El malabarista), de Ibrahim El-Batout. Las cualidades que en ella destacó el jurado fueron su búsqueda formal, su mirada tierna al pasado y su vínculo con la situación problemática que vive actualmente Egipto.

La gala final concluyó con unas palabras de Mane Cisneros, que reiteró el compromiso del festival con Tarifa y con la difusión del cine y las culturas africanas. “Esperamos haber aportado un nuevo granito de arena para que los cines de África sean menos desconocidos en España”, dijo, y acabó con los agradecimientos: “Uno muy especial en primer lugar a la ciudad de Tarifa que nos acoge y a los tarifeños que han sido perfectos anfitriones orgullosos de su ciudad. A nuestros patrocinadores, varita mágica sin la cual nada de esto existiría. Y a nuestro público, fiel y
apasionado, esperando que no dejen nunca de serlo y puedan actuar de embajadores de este festival a su regreso a casa. Para que el año próximo seamos muchos más”. Y nosotros que lo veamos.
 

PALMARÉS

Griot al mejor largometraje de ficción
Para MICROPHONE (Egipto) de Ahmad Abdalla
Griot a la mejor dirección de un largometraje de ficción
Para A JAMAÂ (Marruecos, Francia) de Daoud Aoulad-Syad
El jurado ha decidido por unanimidad otorgar una mención especial a la película HAWI (Egipto,
Catar) de Ibrahim El-Batout
Griot a la mejor interpretación femenina en un largometraje
Para DENISE NEWMAN por su papel en SHIRLEY ADAMS (Sudáfrica) de Oliver Hermanus
Griot a la mejor interpretación masculina en un largometraje
Para YOUSSOUF DJAORO por su papel en UN HOMME QUI CRIE (Chad, Francia, Bélgica) de
Mahamat-Saleh Haroun
Griot al mejor largometraje documental
Para KOUNDI ET LE JEUDI NATIONAL (Camerún) de Ariani Astrid Atodji
El jurado ha decidido por unanimidad otorgar una mención especial a la película ASHLAA
(Marruecos) de Hakim Belabbes
Griot al mejor cortometraje
Para MWANSA THE GREAT (Zambia, Reino Unido) de Rungano Nyoni
El jurado ha decidido por unanimidad otorgar una mención especial a la película DREXCIYA
(Ghana) de Akosua Adoma Owusu
Premio RTVA a la creación audiovisual
Para la película MWANSA THE GREAT (Zambia, Reino Unido), de Rungano Nyoni
Premio SIGNIS: Para otorgar el premio SIGNIS, el jurado ha considerado todos los largometrajes
en competición, a excepción de SHIRLEY ADAMS, NDOTO ZA ELIBIDI y LE VOYAGE À ALGER, que
no pueden ser premiados en este festival por haber obtenido ya un premio o una mención SIGNIS
en otros festivales.
Premio SIGNIS al mejor largometraje de ficción
Para A JAMAÂ (Marruecos, Francia) de Daoud Aoulad-Syad
El jurado ha decidido por unanimidad otorgar dos menciónes especiales a:
la película STATE OF VIOLENCE (Sudáfrica, Francia) de Khalo Matabane
y la película MICROPHONE (Egipto) de Ahmad Abdalla
Griot del público al mejor largometraje de ficción
Para UN HOMME QUI CRIE (Chad, Francia, Bélgica) de Mahamat-Saleh Haroun
 

Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Ahmad Abdalla, director de Microphone.

AHMAD ABDALLA, DIRECTOR DE MICROPHONE.Fotografía: GGB

Cartel del Festival de Cine Africano de Tarifa 2011.

CARTEL DEL FESTIVAL DE CINE AFRICANO DE TARIFA 2011.Fotografía: GGB


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010