Recordar Registrar
Sábado, 30 de Agosto de 2014 - 13:11 h
Publicidad

Facebook Twitter

Política

POLÍTICA

LA ESTRATEGIA DE INSURRECCIÓN PUESTA EN MARCHA POR LOS REBELDES HA EXTENDIDO LA VIOLENCIA POR VARIOS PUNTOS DEL PAÍS

La violencia se adueña de Costa de Marfil

PATRICE DOUH

Abidjan27/02/2011

Se podría titular como si fuera una película de suspense: Fin de semana sangriento en Costa de Marfil. Todo parece indicar que la guerra civil está muy cerca en este país. Los fusiles han tronado. Las manifestaciones, cada vez más violentas, ya son cosa de todos los días. Y todo por la disputa del sillón presidencial entre Laurent Gbagbo y Alassane Ouattara. Crónica de unos días muy agitados.

Etiquetas relacionadas

Tambien de interés

Google Map de la zona

En Yopougon (ciudad de Abidjan), este viernes 25 por la mañana proseguían los enfrentamientos. Militantes del RDR (pro Ouattara) armados hasta los dientes atacaron un autobús de Sotra que llevaba a marfileños a su trabajo. Luego le prendieron fuego. En represalia, jóvenes de este barrio a quienes se conoce como “patriotas” respondieron quemando numerosos minibuses (conocidos como gbakas), un tipo de transporte colectivo que controla el bando contrario. Los enfrentamientos siguieron todo el día.

Abobo, otro barrio abiyanés, lleva ya una semana en pie de guerra, lo que ha generado una gran cantidad de muertos. Los símbolos del Estado están siendo atacados y las comisarías de policía y prefecturas han sido incendiadas. La agencia France Presse asegura que en este barrio donde se esconden los rebeldes pro Ouattara se parece cada vez más a una zona de guerra tras los constantes enfrentamientos, que incluyen lanzagranadas, entre las Fuerzas de Defensa y Seguridad y los insurgentes.

Numerosas personas, hombres, mujeres y niños, de todas las edades, profesiones y clases sociales, a bordo de los escasos coches que quedan o a pie, llevando bolsas o mochilas sobre la cabeza o en las manos, salen de Abobo (al norte de Abidjan) en dirección a otros barrios que consideran más seguros. Todas este personas temen convertirse en el blanco de los enfrentamientos entre los rebeldes y las FDS. Éstas están siendo atacadas en los últimos días por un comando misterioso al que la población llama el “comando invisible”.

La noche del jueves al viernes, entre las 23.00 y las 5.00 horas, se pudo escuchar un intenso tiroteo en distintos puntos de Abobo, habitado mayoritariamente por ouattaristas. Tras el éxodo masivo de sus habitantes, el barrio parecía este viernes un pueblo fantasma. Los comercios, mercados y medios de transporte han cerrado o desaparecido.

En Yamoussoukro (capital política, centro del país) se produjo un intercambio de disparos la noche del jueves al viernes que provocó numerosos heridos en el barrio pro Ouattara de Dioulabougou, según han informado sus habitantes, que hablan de disparos y uso de “armamento pesado”.

En Man (oeste del país, frontera con Liberia), los rebeldes atacaron posiciones del Ejército marfileño. Según el responsable de comunicación de la rebelión (Fuerzas Nuevas), se produjeron enfrentamientos el jueves por la mañana entre el Ejército y Fuerzas Nuevas entre Zouhan Hounien y Danané. Al parecer, la intención de los rebeldes es hacerse con el control de la mina de oro de Ity, a unos 15 kilómetros de Zouhan Hounien.

Los combates en el oeste del país y en Abidjan han empujado en las últimas 24 horas a más de 5.000 marfileños a huir hacia Liberia, lo que ha elevado a 45.000 la cifra de refugiados en este país, según Naciones Unidas.

Esta escalada de la violencia en Costa de Marfil se produce en el momento en que la Unión Africana (UA) está llevando a cabo una nueva mediación en el país. Tras una estancia de cuatro días en Abidjan esta semana, cuatro de los cinco presidentes del panel de jefes de Estado nombrado por la UA se volverán a reunir este 2 de marzo en Nouakchott, según una fuente diplomática mauritana. Este panel confía en encontrar una solución “vinculante” para la crisis marfileña.

Como consecuencia de toda esta violencia, el presidente marfileño Laurent Gbagbo decretó para todo este fin de semana un toque de queda nocturno, del 25 al 27 de febrero, que fue comunicado a los marfileños a través de un comunicado leído en la Radio Televisión Marfileña (RTI). La medida está en vigor el viernes de 22.00 a 6.00 y el sábado y domingo de 21.00 a 6.00 horas.

La violencia ha surgido tras las llamadas insurreccionales del bando de Alassane Ouattara (candidato que, según el Consejo Constitucional marfileño, perdió las elecciones del pasado 28 de noviembre pero al que dio como ganador la Comisión Electoral Independiente y reconoce casi toda la comunidad internacional) y de su aliado, el jefe rebelde Guillaume Soro, que hicieron un llamamiento a la “revolución naranja”. Se trata de violentas manifestaciones protagonizadas por bandas armadas pro Ouattara en Abidjan y en el interior del país.

Desde hace unos siete días, el llamado Comando Fongnon (invisible) ataca sin cesar a las FDS y a objetivos civiles en Abobo. “Comando invisible, “fantasma” o “comando místico”, esos son los nombres con los que se le conoce. Pero no es nada de eso. Se trata de una rama más de la rebelión armada que pusieron en marcha Guillaume Soro y Alassane Ouattara desde septiembre de 2002 y que se instaló en el norte y oeste del país.

En una entrevista publicada en Le Journal de Dimanche, periódico francés, Guillaume Soro asegura que la rebelión armada que apoya a Ouattara está suficiente “armada” y “comprometida” a mantener las hostilidades en el frente militar contra las Fuerzas de Defensa y Seguridad: “Estamos preparados, armados y decididos a defendernos (…) He ordenado a los rebeldes de Fuerzas Nuevas de llevar a Alassane Ouattara a la Presidencia y lo hice desde el pasado 16 de diciembre”, asegura Soro.

COMPLICIDAD DE LA ONU

Estos rebeldes estarían siendo ayudados en su objetivo por soldados venidos de algunos países vecinos de Costa de Marfil y por el propio contingente de la ONU (misión ONUCI), cuyos soldados han sido claramente identificados en el teatro de operaciones. Son ellos quienes transportan y organizan a los rebeldes en el barrio de Abobo tras haberlos armado con armamento pesado. Durante los combates que tuvieron lugar en el sector PK 18 y en N’Dotré (Abobo-Anyama), un soldado blanco disparó un lanzacohetes contra un vehículo que llevaba a bordo a miembros del Centro de Mando y Seguridad (Cecos) del Ejército marfileño, hiriendo a varios de ellos.

Igualmente, durante los enfrentamientos que tuvieron lugar el 16 de diciembre en los alrededores de la residencia de Thérèse Houphouët-Boigny (ex primera dama) y del Hotel Golf, estos mismos soldados de la ONU fueron formalmente identificados (por el reportaje de la televisión francesa TF1) gracias a sus cascos azules, junto a los mismos rebeldes que se dirigían a la sede de la RTI para “instalar” al periodista Brou Aka Pascal al frente de la misma.

Además de la presencia de estos soldados de la ONU y de otros venidos de países de la subregión que constituirían el contingente de la Ecomog con el que sueñan Guillaume Soro y Alassane Ouattara, numerosos señores de la guerra han aparecido por Abobo. Se trata, entre otros, de Zackaria Koné, Ibrahim Coulibaly (conocido como Ib) y el capitán desertor de la Gendarmería Nacional, Allah Koauku Léon.

El Gobierno de Gbagbo ha acusado a la misión de la ONU, cuya salida ha exigido desde diciembre, de “complicidad con los rebeldes, soldados armados de Alassane Ouattara” que conducen al país al caos en las últimas semanas.

Para hacer frente a cualquier eventualidad, el “general de la calle”, el ministro de la Juventud de Gbagbo, Charles Blé Goudé, ha tomado medidas para “salvar la República”. Durante una asamblea general celebrada el viernes 25 de febrero en Yopougon, instó a los jóvenes a “organizarse en comités” para “impedir por todos los medios” a los vehículos de la ONUCI circular libremente.

MSICI

Tras tres meses de formación, jóvenes voluntarios miembros del Movimiento para el Apoyo a las Instituciones de la República de Costa de Marfil (MSICI) se presentaron oficialmente este jueves en Gagnoa en presencia de los jefes tradicionales y los jefes de la comunidad de este departamento. El iniciador de este movimiento, Mathias Obio Ouraga, director regional de Sanidad, presentó las seis secciones del mismo que agrupan a 250 jóvenes voluntarios de los 1.000 que ya han sido reclutados. “Nuestro movimiento es civil y no armado, no es un grupo de autodefensa, ni una milicia, sino un movimiento republicano de defensa de las instituciones legítimas de la República, para la preservación de la paz y la gestión de conflictos en Gagnoa”, precisó Obio.

Las acciones del MSICI consistirán en “colaborar con las fuerzas del orden y denunciar en los barrios a cualquiera que pretenda crear problemas y atentar contra la vida de los demás, sobre todo la infiltración de rebeldes en ciertos barrios”, añadió.

Está muy claro. Guillaume Soro no cree en un levantamiento popular contra el presidente Laurent Gbagbo. Los ejemplos de Túnez y Egipto que ha invocado lo único que pretenden es justificar las acciones subversivas de la rebelión político-militar apoyada por la ONUCI y por Francia.

Dicho de otra manera, para el “Gobierno del Hotel Golf”, ninguna iniciativa va a resolver la crisis postelectoral sin derramamiento de sangre. Ni siquiera el panel de jefes de Estado de la UA. La solución a la crisis pasa, según su criterio, por la reanudación de las hostilidades. Este propósito claro de Guillaume Soro suena como una declaración de guerra, pese a que él mismo admite que los intentos de insurrección han sido discretos.

Para Ouattara y sus hombres, la “revolución naranja” consiste en aterrorizar a la población en la esperanza de verles rebelarse contra las autoridades. La rebelión ha dejado sus bases tradicionales y se ha instalado en los barrios de Abidjan y en ciudades del interior donde sus miembros se dedican ahora a la guerrilla urbana, para que el país se sumerja en la inseguridad total.

Todas las iniciativas de Ouattara y de quienes le apoyan, lejos de minar la moral de los marfileños, están reforzando su convicción de que su país está siendo víctima de un complot internacional. Y, por tanto, se están organizando para oponerse a una anexión, para evitar una guerra civil que intentan promover los especialistas en acciones subversivas y detener todo intento de recolonización planificada.


 


Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Un vehículo de transporte quemado en Abidjan.

UN VEHÍCULO DE TRANSPORTE QUEMADO EN ABIDJAN.Fotografía: GGB

Los habitantes de Abobo huyen de los combates.

LOS HABITANTES DE ABOBO HUYEN DE LOS COMBATES.Fotografía: GGB

Un muerto en Abobo.

UN MUERTO EN ABOBO.Fotografía: GGB

Violencia en Abobo.

VIOLENCIA EN ABOBO.Fotografía: GGB

Los habitantes de Abobo huyen de los combates.

LOS HABITANTES DE ABOBO HUYEN DE LOS COMBATES.Fotografía: GGB


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010