Recordar Registrar
Miércoles, 27 de Agosto de 2014 - 13:50 h
Publicidad

Facebook Twitter

Sociedad

SOCIEDAD

EL CENTRE SAINT LOUIS ORIONE POUR HANDICAPES EN TOGO ACOGE UNA TREINTENA DE JÓVENES CON DIVERSAS PATOLOGÍAS DEL APARATO LOCOMOTOR O DISCAPACIDAD MENTAL

Un techo, rehabilitación y muchas sonrisas

LOLA HIERRO

Togo05/07/2011

Tami Magnime se despierta, como cada mañana, con los poderosos rayos del sol africano acariciando su carita. Se despereza y realiza su aseo personal para luego ir al colegio, como cualquier niño. A sus ocho años, sabe perfectamente por qué él sólo tiene una pierna en vez de dos, igual que otros chicos de su edad. 

Etiquetas relacionadas

Tambien de interés

Google Map de la zona

El año pasado sufrió una amputación a la altura de la rodilla como última alternativa para salvarle la vida. Cayó de un árbol y se rompió la tibia. Pasó un mes entero y su maltrecha extremidad no paraba de supurar, hasta que al final a los traumatólogos que le atendieron no les quedó otra salida que cortarla.No obstante, Tami alterna sin complicaciones su educación en la escuela de su pueblo, Bombuaka, con la rehabilitación impuesta por sus médicos.

Dentro de su situación ha tenido mucha suerte, ya que él es uno de los menores acogidos en el Centre Saint Louis Orione Pour Handicapes, una institución creada por un religioso católico italiano llamado Don Luigi Orione. Aunque éste la llamó “Pequeña obra de la divina providencia”, siempre ha sido conocida como 'Don Orione' a secas. Allí, su personal se ocupa de dar techo, rehabilitación y sobre todo apoyo emocional a niñas y niños como Olivier, que sufren discapacidades relacionadas con diversas patologías del aparato locomotor. El centro actualmente cuenta con una treintena de chavales con enfermedades y minusvalías de orden físico pero también psicológico, y son ayudados para que puedan llevar su vida con la mayor normalidad posible y se puedan defender en el ambiente tan hostil que les ha tocado vivir. 

Y es que éste no es un paraíso para la infancia precisamente. Bombuaka es una población situada al norte de Togo, cerca de la frontera con Burkina Faso. La zona se conoce como la Sabana, y está situada a unos 700 kilómetros de la capital del país, Lome. Es una región pre desértica que vive de la agricultura de subsistencia donde la mayoría de sus gentes habita en humildes construcciones tradicionales hechas de barro y madera muy dispersas por todo el largo y ancho del territorio. No tienen casi nunca fácil acceso a agua potable y los índices de analfabetismo y mortalidad infantil son de los más altos del país.

A pesar de todo, la vida para Tami y sus compañeros no es ni de lejos tan mala como podría serlo de no existir este centro. Al frente del mismo está Fabio, el director, que es italiano y pertenece a la orden de Don Orione. De la rehabilitación de los chicos se encargan tres fisioterapeutas, algunas enfermeras y Amede, un religioso nativo de Togo cuya responsabilidad es, entre otras, acompañar a sus pequeños pacientes al hospital en la vecina ciudad de Dapaong y luego llevarles de vuelta. El centro, además, cuenta con varios dormitorios, comedor, gimnasio y una sala de rehabilitación.

Por otra parte, desde hace unos años les visita regularmente una ONG alicantina llamada Organización de Ayuda Solidaria con la Injusticia Social (OASIS). Una o dos veces al año llevan a cabo una expedición humanitaria en este país con el fin de prestar cooperación en cirugía ortopédica y traumatológica, complementándola también con cirugía plástica. Y de hecho, una de las intervenciones que más realizan es corregir labios leporinos, un mal muy frecuente entre los menores de Togo.

Como Tami, otro de los pacientes de estos médicos de OASIS es Asibi, de siete años. Padece una rara dolencia conocida como “piernas en sable” u osteogénesis imperfecta en términos médicos que la obliga a caminar aferrada a bastón mucho más alto que ella. Es un trastorno congénito que se caracteriza por la extrema fragilidad de los huesos, que produce múltiples fracturas y deformidades. No existe cura para esta enfermedad, pero hay terapias que mejoran un poco la vida de los pacientes.

En Don Orione, por otra parte, también se hacen cargo de niños con deficiencias psíquicas, como Olivier. Sufre de parálisis y no puede valerse por sí mismo, aunque ahora está empezando a hablar. El caso de Anne Marie es similar; ella tiene un retraso mental severo y su problema es mayor dado que, en una sociedad tan machista como la de Togo, a ella le será más difícil salir adelante en el futuro.

Tanto Olivier, como Asibi, Anne Marie o Tami viven en el centro permanentemente. Todos ellos son huérfanos o han sido abandonados, y sólo unos pocos tienen una casa a la que volver una vez ha terminado su recuperación. En Don Orione, todos juntos realizan su rehabilitación y además tienen tiempo para ir a la escuela. Los días pasan con normalidad, entre risas y juegos, porque allí ningún niño se siente diferente a los demás. Los mayores ayudan a los más pequeños y siempre reciben con sonrisas y ganas de jugar a los visitantes que aparecen por allí.

 

BOMBUAKA from Malas Artes on Vimeo.

 

Para ninguno su discapacidad es un tema tabú. Muy al contrario, se ve como algo perfectamente normal. Los propios niños saben ponerse y quitarse las prótesis, y de hecho suelen dejarlas apartadas cuando están jugando para, en cuanto suena la campana para ir a comer, volver a ponérselas sin mayor problema.

La escuela a la que acuden está a un kilómetro de distancia y todos ellos van a diario siempre que no estén recuperándose de una operación. Se desplazan juntos en un carrito rojo. Y como el centro que les acoge es de origen italiano, en el cole les han empezado a apodar cariñosamente “Los Ferrari”.Allí aprenden a leer, a escribir, a hacer cuentas, y pese a la barrera idiomática, ya que su lengua nativa es el dialecto Moba, de la etnia del mismo nombre, algunos han aprendido a hablar francés, la oficial del país.

Así pasan los días, en manos de los voluntarios de Don Orione y de Oasis, ajenos a las dificultades que estas ONG tienen para poder cuidar de sus frágiles vidas. En el caso de la organización alicantina, ven como los medios no abarcan todo lo que se podría hacer por estos chicos.

Cada expedición de personal sanitario está entre 15 y 20 días en la zona y su labor es sistemática. Pasan consulta en unas instalaciones preparadas en Bombuaka y allí deciden a quiénes van a operar. No es fácil elegir, ya que no todos los niños pueden ser intervenidos porque no hay medios suficientes, por lo que las operaciones más delicadas o complicadas no pueden realizarse, siendo eéste el mayor caballo de batalla de la ONG.

Un vez decidido qué se va a hacer y con quien, operan a una media de cinco niños al día durante todo el tiempo que están allí, en un quirófano construido gracias al gobierno de Cantabria y la Clínica Cotero, de Santander. Problemas como la falta de electricidad están a la orden del día, pero siempre, de alguna manera, se las ingenian para que todo salga adelante. Paralelamente a las operaciones, también realizan un seguimiento de los pacientes durante el post operatorio, ya en el mismo centro Don Orione, y justo antes de marchar instruyen a médicos locales para que ellos continúen con las curas y el tratamiento.

Y así, a pesar de las dificultades, la pobreza y los impedimentos físicos, los pacientes de Bombuaka pasan su infancia jugando y sonriendo. Anne Marie, Tami o Asibi saben el bien que estos médicos y enfermeras están haciendo en su vida. Por ello esperan, temporada tras temporada, la visita de estos profesionales que dedican su tiempo libre a dar un poco de felicidad y alivio a estos niños que luchan como leones por su supervivencia y su felicidad, y que cada tarde, cuando se pone el sol, apuntan una nueva victoria frente a la muerte.
 

Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre

Fotografía: Joaquin Gómez Sastre


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010