Recordar Registrar
Jueves, 17 de Abril de 2014 - 07:42 h
Publicidad

Facebook Twitter

Sociedad

SOCIEDAD

Todo empezó con la muerte de Elofa Okosum

LUCÍA BOHÓRQUEZ

Palma de Mallorca30/08/2011

En Son Gotleu, Palma de Mallorca, más del 30% de los habitantes son africanos. Esta semana ha saltado a la actualidad en España por un grave enfrentamiento entre ciudadanos nigerianos y otros de etnia gitana. La muerte de Elofa Okosum, ciudadano nigeriano que se precipitó desde una cuarta planta, prendió la mecha del conflicto. Sus compatriotas dicen que huía y pretendía saltar de un balcón a otro para escapar de cuatro gitanos. La policía asegura que fue un accidente. 

Etiquetas relacionadas

Tambien de interés

Google Map de la zona

La paz reina en el barrio de Son Gotleu de Palma de Mallorca después de un acuerdo verbal alcanzado entre el colectivo de ciudadanos nigerianos y el de gitanos, para evitar altercados como los que la madrugada del lunes se saldaron con cinco personas detenidas, más de 30 coches quemados y decenas de desperfectos en el mobiliario urbano. La chispa entre saltó a raíz de la muerte del joven nigeriano Elofa Okosum, de 33 años, cuando la madrugada del pasado lunes Okosum falleció tras caer del cuarto piso de un bloque de apartamentos del barrio.

Según la brigada de Homicidios de la Policía Nacional, la caída fue accidental y se produjo cuando el joven trataba de pasar de un balcón a otro del edificio y al agarrarse a una tubería, ésta cedió provocando su caída. Su compatriotas, sin embargo, aseguran que el joven cayó al vacío cuando huía de tres personas de etnia gitana, algo que la policía ha descartado porque considera que no hubo implicación de terceros.

Tras la muerte del joven, los agentes de policía se trasladaron al barrio donde un grupo de nigerianos se arremolinaba alrededor del cadáver con gran nerviosismo. Acusaron a los agentes de no haber detenido a los culpables de la muerte y, fruto de la tensa situación, comenzaron a emprenderla contra el mobliario urbano y los coches aparcados en la zona. Agentes antidisturbios llegaron al lugar y cargaron contra los alborotoadores que seguían causando desperfectos en el barrio y tras más de tres horas de batalla campal en las calles fueron disueltos. Sin embargo, los desórdenes volvieron a media mañana, cuando compatriotas del fallecido comenzaron a reclamar justicia por las calles del barrio y la policía volvió a cargar contra ellos para disolverlos.

ACUERDO PARA EVITAR ALTERCADOS

Por la tarde, el Ayuntamiento de Palma decidió mediar en una situación que se estaba volviendo insostenible y que afectaba de forma importante a la convivencia entre los vecinos de la zona. El regidor de Seguridad Ciudadana, Guillermo Vallejo, convocó una reunión en la que estuvieron presentes los portavoces de los colectivos de
nigerianos y gitanos, así como miembros de la Policía Local. El encuentro, que se celebró en la comisaría del barrio, sirvió para calmar las aguas y para obtener un compromiso verbal de ambas partes de hablar con sus vecinos para evitar altercados y desórdenes públicos como los de la noche anterior. Tras la reunión, los miembros de ambos colectivos recorrieron las principales calles del barrio para trasladar a sus compatriotas la necesidad de no provocar disturbios y de mantener el orden para evitar que se repitan acontecimientos violentos.

La madrugada del martes Son Gotleu ha permanecido en calma, aunque con la custodia de más de 30 agentes de la policía local que han velado para evitar desórdenes públicos. Mientras tanto, las cinco personas que fueron detenidas por los altercados han pasado ya a disposición judicial y se encuentran a la espera de prestar declaración.

Son Gotleu es un barrio con una idiosincrasia  muy característica, ya que el 38% de la población censada en el barrio es extranjera no comunitaria. Tres de cada diez residentes en el barrio son africanos, la mayoría nigerianos, marroquíes y senegaleses. Además, cuenta con un importante grupo de residentes de etnia gitana. Se trata también de un barrio con elevadísima masificación, una de las más altas de toda la capital, situado en la periferia y que empezó a construirse en los años 60 para albergar a la mano de obra que llegó a las islas en la época de eclosión de la industria turística. 

Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010