Recordar Registrar
Jueves, 31 de Julio de 2014 - 08:21 h
Publicidad

Facebook Twitter

Opinión

OPINIÓN

Reflexiones de fin de año

RECAREDO SILEBO BOTURU

Malabo28/12/2011

Es habitual en nosotros que al final de cada año enviemos unos mensajes de felicitaciones y de buenos deseos a nuestros allegados. Es habitual emborracharnos con los colegas y juntos escuchar las canciones de siempre: “Feliz Navidad bla bla bla bla…” y “Próspero Año bla bla bla…” Esta vez opto por unas reflexiones, unas reflexiones que cada uno de nosotros debería de hacer como balance de lo que haya hecho durante todo este año, para que además, nos sirvieran para mejorar nuestros comportamientos y nuestros resultados. En el fondo el ser humano es como una empresa.

Etiquetas relacionadas

Tambien de interés

Google Map de la zona

Probablemente estas reflexiones serán compartidas por algunas personas pero, ya que cada persona es un mundo, espero que también sean discrepadas. El dos mil once habrá sido un año de aciertos y desaciertos para algunos, habrá sido un año que otros echarán de menos, un año que otros se alegrarán de haber acabado por las perturbaciones que haya tenido su vida. El dos mil doce será igualmente un año de aciertos y de errores pero en todo caso será un año en el que lloverá y saldrá el sol.

Durante el dos mil once han pasado muchas cosas que si me detengo a explicarlas acabaría todas las tintas de los bolígrafos del mundo. Por eso, me detengo y hablo de puntillas de la cumbre de la Unión Africana, que ha sido uno de los eventos más importantes que se han organizado en Guinea Ecuatorial; una cumbre cuyos resultados desconozco, una cumbre en la que los políticos hablaron y firmaron documentos y ya. Hablo de puntillas de la cumbre que la Unión Africana celebró en Malabo porque en África en general y en mi país en particular, los ciudadanos no tenemos contacto ni sintonía con la gente que nos dirige por convertirnos en presos al servicio de su sistema, un sistema caduco que nos lleva pendidos al precipicio.

Durante este año dos mil once, me quedo sinceramente con las revueltas de los países árabes, esa fiebre que de la noche a la mañana ha conseguido derrumbar muros. Revueltas que reivindican que el ser humano necesita hablar, necesita gritar, que el ser humano necesita enfadarse con la realidades anormales que le toca vivir. Debemos darnos el coraje de romper el saco de miedo para conseguir ser escuchados.

El próximo año nos esperan grandes desafíos, desafíos que debemos afrontar con cordura, con sentido común, dejando de lado las improvisaciones, dejando de dar pasos ciclópeos en el precipicio. ¡Señores! no por correr vamos a llegar antes. Más vale ir a paso lento pero seguro. Que no nos pueda la ansiedad de querer aparentar ser grandes sin antes limpiar el fango en el que pataleamos.

Que el próximo año tengamos luz y agua corriente; que mejoremos los servicios caóticos educativos que llevan a muchos jóvenes al declive; que mejoremos el sistema sanitario que tenemos; en definitiva, que intentemos empezar a funcionar como país dejando de invadir los carriles de los demás. Echemos una mirada sincera a tantos recién nacidos recluidos en las salas de maternidad de nuestros hospitales como si fueran culpables de los infortunios de sus progenitores.

En este nuevo año, ojalá tuviéramos la bondad de no seguir borrando la historia de nuestras ciudades en el intento de abrazar un modernismo arquitectónico caduco, con mucho blin blin.

Recemos porque este año nuevo tengamos una iglesia seria, una iglesia sincera, una iglesia no adulterada, una iglesia no tan salpicada por los pecados de sus fieles, recemos porque tengamos una iglesia renovada, una iglesia cercana a la persona.

Como amante de la cultura, deseo que el Niño Jesús aterrice en Malabo para que por fin consigamos inaugurar el Centro Cultural Guineano, una casa recién repuesta con el dinero de todos. Una inauguración que permitiría a los artistas tener un espacio donde desembocar sus inquietudes.

Salud, paz y felicidad para todos.

Recaredo Silebo Boturu es poeta, dramaturgo y actor guineoecuatoriano


Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010