Recordar Registrar
Lunes, 1 de Septiembre de 2014 - 14:37 h
Publicidad

Facebook Twitter

Opinión

OPINIÓN

Ken Saro Wiwa

JUAN CARLOS ACOSTA

20/08/2011

La geografía africana está seguramente salpicada de muchos héroes anónimos que murieron por defender la dignidad propia y la de sus comunidades sin que ese sacrificio último haya sido consignado en ninguna crónica olvidada de cualquier periódico de provincias

A ello ha contribuido la sordidez en la que se han movido los regímenes impuestos en la mayoría de los países artificiales desde su colonización, la nula valoración de la vida del nativo, cuyo germen procede de la esclavitud, y la corrupción instalada hasta nuestros días, como señas de identidad de los poderes tanto políticos como económicos que definieron esta centuria de sombras del continente cercano.

Solo por poner un ejemplo, el pueblo ogoni de Nigeria lleva medio siglo luchando contra la contaminación salvaje que petroleras europeas, como la holandesa Shell, pero también la francesa Total o la italiana Agip, han causado en sus territorios del Delta del Níger, algo que Naciones Unidas volvió a denunciar hace escasamente una
semana, y que supone la toxicidad de sus aguas unas mil veces por encima de los niveles permitidos, de tal forma que, según constata una investigación del organismo multilateral, unos 2.100 millones de litros de crudo anegan sus orillas, un desastre ecológico de proporciones gigantescas, equivalente al naufragio de un “Exxon Valdés”
cada año, y que al parecer a muy pocos medios de comunicación occidentales ha interesado reflejar hasta la fecha.

Pronto se cumplirán 16 años de la ejecución de uno de estos mártires que se cruzaron ante la maquinaria que continúa esquilmando impunemente los recursos naturales africanos, después de que el ejército nigeriano acabara con la vida de miles de ellos.

El escritor y profesor universitario Ken Saro Wiwa (1941) fue ahorcado junto a otros 7 presos de conciencia por el gobierno del general Abacha en 1995 por oponerse a la devastación, actitud catalogada oficialmente como de sediciosa, pese a las peticiones de clemencias de la ONU, la OUA o la Comisión Africana de Derechos Humanos,
entre otras organizaciones transnacionales.

Al margen de los amagos por parte de estas petroleras de desviar la atención y acallar lo evidente, como la publicación urbi et orbe de supuestos códigos de respeto a los derechos básicos de las personas, lo cierto es que son corporaciones que funcionan como pequeños gobiernos incrustados en los palacios de las dictaduras africanas y que no trasladan a esos imperios conquistados los mismos cánones de conducta sociales, económicos y ambientales que rigen en los países desarrollados de donde proceden. Sin ir más lejos, la Shell admitió haber instado a los mandatarios locales a  la intervención de los militares contra aquellos que protestaban e incluso promovido la dotación de armamento para defender a plomo sus instalaciones extractivas.

Saro Wiwa pagó con su propia vida la defensa de sus derechos y los de su milenaria comunidad como ciudadanos del mundo, algo que no ha servido, por lo visto, para que esas multinacionales, arropadas y defendidas por nuestros estados democráticos y avanzados, cesen en empantanar el tercer mundo de basura con tal de amasar unas fortunas con las que jugar en los parqués de nuestras bolsas de valores. Qué menos
que la UE emprenda acciones legales contra estas empresas y una muy necesaria y costosa campaña de rehabilitación ecológica para resarcir parte de los estragos, puesto que las almas de los ogonis muertos son ya irrecuperables.

Comentarios - 3

3georges dasylva21/08/2011 16:01h.
yo digo solamente la humanidad acctualmente que no tiene amor en dios porque el ser humano no deve hacer un acto negativo sempre deve hacer un acto positivo.se tu no haga algo malo a ti mismo no lo haga a el otro porque es un ser humano como tu.el caso de ken saro wiwa es inexplicable como es que un ciudadano intelectual de alto nivel defendiendo los derechos de su pueblo se encontra culpable y executado, donde esta la libertade,el estado de derecho, los derechos humanos, la ONU es que la conciencia humana que podemos dar culpa. la pobresa es una enfermedad y hace que las conciencias dormen en frente el dinero africa no es culpable son los cinco continentes que son culpable dejar actos negativos atravez el mundo.el papa acaba de serar las JMJ en ESPAÑA sus mensages poden reglar esos tipos de problemas se queremos.
2Fran20/08/2011 14:04h.
“Historia de Lemona”, mi novela favorita junta a “El brujo del cuervo” del keniano Ngugi Wa T’hiongo y “Esperando el voto de las fieras” del marfileño Ahmadou Kourouma. La leí hace unos meses y la ultra recomiendo. He leído y disfrutado novelas de otros autores nigerianos como Chinua Achebe, Wole Soyinka, Buchi Emecheta, Biyi Bandele Thomas, Ben Okri o Chimamanda Ngozi Adichi y ninguna llega a su nivel. Anímense a leerla, no se arrepentirán.
1Mabundy20/08/2011 13:50h.
Las petroleras son tan culpables como irresponsables y asesinos son los dirigentes locales. Si los dirigentes de Nigería son amorales la culpa no es de las multinacionales. Hace poco BP tuvo que pagar a EE.UU muchos miles de millones por haber contaminado las costas y aguas americanas. Todo, porque los gobernantes americanos son lo suficientemente responsables para no dejarse comprar; porque el ejército americano es lo suficiente organizado y fieles al derecho y a las normas como para rechazar cualquier indicio de represión sobre los ecologistas y activistas proderechos humanos. Hay racismo en todo ese asunto, pero bien alimentado por la actitud de los propios dirigentes africanos. Lumumba, Mandela y otros anónimos lo entendieron por eso no se dejaron comprar nunca. Los Abachas y compañía son los culpables y sobre ellos, los africanos han de dirigir toda su ira.

Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010