Guinguinbali

Archivos Enero 2011

Enero 16, 2011

La valla de Grecia

evros.gifEl Gobierno griego ya ha anunciado su intención de construir una valla de 12 kilómetros y medio en la parte más vulnerable de su frontera con Turquía. ¿El objetivo? Impedir el paso a las decenas de miles de inmigrantes que cada año atraviesan el río Evros para entrar en este país. Los hay de todos los países y los colores, fundamentalmente asiáticos pero también africanos, porque Grecia se ha convertido en la nueva puerta trasera de Europa.

La valla tendrá cámaras térmicas y sensores de movimiento, igualito que la valla de Ceuta a la que el Gobierno griego asegura haber cogido como modelo junto al muro construido por Israel para encerrar a los palestinos en su propia tierra. Bonitos ejemplos. Esta decisión se produce poco después de que la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) haya desembarcado en Grecia con todo su poderío para tratar de poner freno a la inmigración irregular.

 

El lugar escogido para instalarla es la localidad de Nea Visa, en el noreste de Grecia y cubrirá la parte de la frontera que se puede cruzar más fácilmente, incluso sin la ayuda de los clásicos pasadores que proliferan en todos los puntos calientes de la Tierra. El resto está protegido por el propio río, frontera natural que obliga al uso de embarcaciones para cruzar de un país a otro. Y ahora el Evros está infestado de lanchas y patrulleras para impedirlo.

 

Parece fácil prever lo que ocurrirá. Si no pueden atravesar por tierra lo seguirán intentando por el río tratando de burlar la vigilancia. Y muchos morirán en el intento porque de lo que se trata es de ponerlo cada vez más difícil, de oponer la violencia a los intentos desesperados de los que nada tienen por alcanzar el sueño europeo.  

 

Pasó en Canarias, en el sur peninsular, en Ceuta y Melilla, en Lampedusa y en el río Colorado. Pasó y sigue pasando. Los muros y las vallas están de moda. Y cuando no hay posibilidad de levantar nada, porque es mar o río lo que nos separa, pues plantamos patrulleras y policías que viene a ser más o menos lo mismo.

 

Y así seguimos, levantando barreras por todos lados, construyendo presas para intentar contener la riada. Y más allá de nuestra mirada, lejos de nuestro alcance, separados de ellos por una línea Maginot de la pobreza, ¿a quién le importa ya cómo viven los africanos en Marruecos?, ¿o los cientos de somalíes que se ahogan cruzando hacia Yemen? ¿o los miles que siguen siendo abandonados en el desierto del Sahara y mueren de hambre y de sed lejos de los flashes de las cámaras?

 

El río Evros era conocido hasta ahora por haber sido escenario de una famosa batalla entre turcos y serbios en el año en 1371 en la que murieron miles de personas. Es curioso. Seiscientos cuarenta años después seguimos pensando que la violencia es la mejor manera de relacionarnos unos con otros y que es mejor construir vallas que puentes. Como si no hubiéramos aprendido nada.


| Comentarios (5)
fotografía del autor del blogJosé Naranjo
Cuando los jóvenes africanos van a emigrar hacia Europa, se hacen con un amuleto para ser invisibles y poder así cruzar las fronteras y el mar sin ser vistos. Este blog intenta romper ese conjuro, hacer visibles a quienes mueren en el intento de llegar a nuestras costas tras un naufragio o se quedan para siempre en medio del desierto; a quienes consiguen llegar y hacen los trabajos que no quiere nadie, pero a quienes, a la vez, les negamos todos los derechos; aquellos que se esfuerzan por integrarse y casi nunca salen en los medios de comunicación.
+ info

Categorías

Entradas recientes

Suscribirse a este blog