Guinguinbali

Archivos Julio 2010

Julio 19, 2010

Y no pasa nada

Todo lo que está ocurriendo en El Aaiún se pasa, hace ya tiempo, de castaño oscuro. Pero lo sucedido anoche, cuando decenas de policías armados hasta los dientes disolvieron a palos y patados una concentración pacífica de saharauis que estaba dando la bienvenida a unos compañeros que regresaban de El Aaiún, viene a ser la demostración de que mientras la comunidad internacional no intervenga, los derechos humanos seguirán siendo pisoteados allí con total impunidad.

Desde hace la friolera de 35 años, la gran mayoría del pueblo saharaui tiene que sobrevivir un exilio desgarrador en la pedregosa y hostil hamada argelina. No importa que una y otra vez Naciones Unidas exigiera la celebración de un referendum para desatascar la descolonización del Sahara. No importa. Marruecos bloqueaba esta opción de manera reiterada. Y no pasó nada.

En los territorios ocupados, al otro lado del muro, muchos miles de saharauis viven bajo la opresión del país ocupante, excluidos de su acceso a una ciudadanía plena, arrinconados por la fuerza de un sistema que, de manera violenta, pretende silenciarlos, aislarlos. Y no pasa nada.

Allí se está librando una batalla. No de malos contra buenos, sino una batalla entre la legalidad y la violencia, entre los principios que nos hemos dado para intentar vivir en paz y la fuerza de las patadas, los golpes y las porras. Todo lo que suene a reivindicación legítima de derechos es pisoteado, sin más. Y tampoco pasa nada.

Hace pocos meses, Francia vetó en el Consejo de Seguridad de la ONU la posibilidad de que la Minurso vele por los Derechos Humanos en los territorios ocupados, pues es la única misión de paz en el mundo que no tiene esta competencia. Francia dijo no para proteger a su aliado marroquí. Quizás con la presencia de los cascos azules en las calles y no en sus hoteles de lujo, lo de anoche (y lo de la otra y la otra y la otra) se podía haber evitado. Y no pasa nada.

La diferencia entre lo de ayer y lo de otros días es que anoche estaba allí una periodista de GuinGuinBali, que, en esta ocasión, había testigos. Laura Gallego nos va a contar todo lo que pasa, de hecho ya lo está haciendo. El mundo podrá seguir mirando para otro lado y quizás no pase nada. Pero hoy nadie podrá decir que no lo sabía.

PD: Este post también recuerda a Luis de Vega, Nicolás Castellano, Erena Calvo, Carla Fibla, Juan Medina, Miguel Ángel Idígoras, Josep Saurí y muchos más periodistas españoles que se han empeñado en el pasado y que siguen empeñados todavía en romper el bloqueo que Marruecos pretende imponer sobre el Sahara Occidental para que el mundo no sepa lo que ocurre. Gracias a todos, gracias Laura, por ese compromiso con la verdad.

| Comentarios (1)
Julio 16, 2010

El marrón de Moratinos

kagame buscando alguien pa saludar.jpg

La verdad es que no le tengo un especial aprecio a Miguel Ángel Moratinos. Lo reconozco. Aún recuerdo su famosa frase en 2005 dando la enhorabuena a Marruecos por su acertada gestión de la crisis migratoria de las vallas, el mismo día en que aparecían decenas de emigrantes africanos abandonados a su suerte por el reino alauí en medio del desierto argelino, prácticamente sin agua ni comida. Y va Moratinos y dice que Rabat lo había hecho estupendamente. Riqui raca.


Pero, más allá de filias y fobias, no me digan que no se han enterado del penoso espectáculo que dio hoy este lince de la diplomacia en Madrid a cuentas de la visita a la capital del reino del genocida presidente de Ruanda, Paul Kagame. La historia se la hemos contado estos días en GuinGuinBali. Rodríguez Zapatero y Kagame han sido designados por la ONU para presidir un grupo de trabajo que relance los Objetivos del Milenio y hoy tenían previsto verse en Madrid.


Sin embargo, ante la oleada de críticas de otros partidos (salvo el PP, que va a su bola), organizaciones sociales y familiares de las víctimas españolas (nueve misioneros y cooperantes) del reino de terror asesino impuesto por Kagame en Ruanda, uno de los principales inductores y ejecutores del genocidio hutu (800.000 muertos) y de la Primera Guerra Africana (5 millones de fallecidos), Zapatero decidió no recibirle. Lo que más temía el hombre era esa peazo foto del saludo con alguien que tiene, según todos los indicios, testimonios y pruebas, algo más que las manos manchadas de sangre.


Así que, tanto para un roto como para un descosido, el presidente decidió pasar el marrón a su ministro de Exteriores, el hábil y siempre atinado Moratinos. Y como ya no le podían decir a Kagame que volviera por donde había venido, le tocó recibirlo. Pero, en un nuevo alarde de falta de cintura, lo que hicieron fue evitar saludarse en público en un postrero e inútil intento de evitar el bochorno. Y ahí están los dos, Moratinos con evidente cara de circunstancias y Kagame, pobrecito mío, buscando alguien a quien saludar. Al final, los "pescaron" en la comida oficial.


¿Dónde para esta guagua, que me bajo?


kagame2.jpg


| Comentarios (1)
Julio 15, 2010

Como poner a Menguele en un comité de bioética


genocidio ruanda.jpgEl 23 de abril de 1994, el presidente de Ruanda, Paul Kagame, da la orden de lanzar decenas de granadas al interior del estadio de Byumba, donde el Ejército Patriótico Ruandés (tutsis) retenía a unos 2.500 desplazados hutus. Tras las granadas, los tutsis, armados hasta los dientes, penetran en el estadio y no dejan títere con cabeza. Hubo un superviviente.

Este fue uno de los logros más sonados del presidente de Ruanda, quien en ese año 1994 había tomado el poder por la fuerza para vengar a su pueblo, el tutsi, mediante el devastador método de matar a machetazos a 800.000 hutus. Y no murieron más porque otros tantos huyeron como buenamente pudieron hasta la vecina Congo.


Dos años después, en 1996, no contento con la devastación provocada en su país, Kagame y su ejército tutsi participan en un golpe de estado en el Congo para instaurar a Laurent Kabila, aliado de Estados Unidos, país, donde, por cierto, el presidente de Ruanda había recibido instrucción militar. Pero como Kabila salió rana, en 1998 el propio Kagame vuelve a agitar las aguas en el Congo, lo que provoca el estallido de la Primera Guerra Africana, en el que hasta nueve países del continente intentan aprovecharse de las enormes riquezas de este país.


Pero hete aquí que Paul Kagame aprovecha el caos y prosigue su limpieza étnica contra los hutus, persiguiéndoles hasta los más recónditos escondrijos de la selva de Kivu. En esta guerra han muerto desde entonces cinco millones de personas.


En 1997, un misionero y tres cooperantes españoles de Médicos del Mundo fueron asesinados impunemente en Ruanda por el mero hecho de ser incómodos testigos del genocidio impulsado por Kagame. Al parecer, y de esto se le acusa en la Corte Penal Internacional, el presidente de Ruanda ordenó también estos cuatro asesinatos. Otros cinco misioneros españoles morirían en similares circunstancias.


Sin embargo, el hecho de que Paul Kagame sea uno de los genocidas y criminales de guerra más sanguinarios de África y que entre sus víctimas se encuentren nueve españoles, lo cual está siendo investigado por la Audiencia Nacional, no impide que mañana viernes el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, lo reciba con honores en el Palacio de La Moncloa. Ambos, Zapatero y Kagame, presiden el grupo de Naciones Unidas para impulsar los Objetivos del Milenio.


Es curioso este mundo que hemos creado. Hace una semana, me sobrecogía la historia de una abuela argentina de 88 años que venía a visitar a su familia en España y que fue detenida en el Aeropuerto de Barajas, subida al mismo avión en el que vino y expulsada a su país, eso pese a que todos los veranos hacía este mismo viaje. La abuela debía representar un enorme peligro para la seguridad nacional. Y ahora, le ponemos la alfombra roja a un reconocido genocida a quien no tembló la mano para asesinar a cientos de miles de personas.


Los pájaros contra las escopetas, los criminales recibidos como héroes, las abuelas vuelven a casa. Paul Kagame, que representa la esencia de esa África oscura y brutal de dictadores como Idi Amin, Lansana Konté o Al Bashir, está al frente del grupo para alcanzar los objetivos del Milenio. Esto vendría a ser como poner al doctor Menguele a dirigir un comité de bioética. No sé, busco la lógica a todo esto y no la encuentro por ninguna parte.



| Comentarios (0)
Julio 5, 2010

¿Sabe, señor juez, qué es ser un tolete?

¿Saben ustedes de qué color es la bandera de Fuerteventura? O mejor aún, ¿cuáles son las montañas más importantes de la Isla? Estas son algunas de las trascendentales preguntas a las que somete un juez de Fuerteventura a los inmigrantes que piden la nacionalidad española. Si pasan el 'examen', ya puedes ser español. Si suspendes, pues para septiembre.

Esta práctica tan inusual, que ha sido desvelada por los compañeros de la Cadena Ser, la lleva haciendo desde hace años sin que hasta ahora nadie haya tomado cartas en el asunto. Lo peor de todo es que ninguna ley contempla la posibilidad de someter a un test a los inmigrantes para darles la nacionalidad.

La Cadena Ser contactó con algunos inmigrantes que viven en Fuerteventura y aseguraron haber pasado esta prueba. Como María, una colombiana de 50 años, o Mohamed, de 22 años, quien explica que se sintió humillado cuando este juez le pidió que leyera un texto en español delante de todo el mundo.

Hace unos días saltó a la luz pública una actuación similar por parte de un juez en Getafe, que en este caso sometía a los solicitantes de nacionalidad a un test histórico. ¿Podría decir el nombre de tres poetas españoles de la posguerra?, ¿en qué año tuvo lugar la transición?, ¿qué pasó en 1968?, ¿podría darnos algún dato sobre Picasso, Dalí o Murillo?, ¿y sobre Fernando Alonso, Rafael Nadal o Pau Gasol? o ¿cómo se hace una tortilla de papas? son algunas de las preguntas que plantea este juez en su juzgado.

El Consejo General de la Abogacía Española ya ha planteado al Consejo General del Poder Judicial que tome cartas en el asunto y actúe de oficio, pero el propio Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha salido en defensa del magistrado, ya que esta entrevista "tiende, entre otras finalidades, a evitar fraudes en la adquisición de la nacionalidad y comprobar la veracidad de las circunstancias que el peticionario debe mencionar en su solicitud, donde se precisa que quien desee conseguir la nacionalidad española por residencia debe aportar información sobre estudios, actividades sociales o benéficas o cualquier otro dato que estime conveniente".

En vista del celo de los jueces españoles para permitir que alguien sea español, propongo el siguiente cuestionario para sus señorías: ¿Sabe usted qué es ser un tolete?, ¿podría decirnos la razón de por qué los fachas no acaban de desaparecer en España?, ¿es usted capaz de ponerse en la piel de una persona que se pega diez o quince años, desde que llega sin papeles hasta que consigue la nacionalidad, malviviendo en un país extranjero?, ¿conoce el significado de la palabra Justicia?

Y el juez que suspenda esta prueba, que vuelva a la Facultad y que deje de tomar decisiones sobre las vidas de los demás. Propongo.
| Comentarios (2)
fotografía del autor del blogJosé Naranjo
Cuando los jóvenes africanos van a emigrar hacia Europa, se hacen con un amuleto para ser invisibles y poder así cruzar las fronteras y el mar sin ser vistos. Este blog intenta romper ese conjuro, hacer visibles a quienes mueren en el intento de llegar a nuestras costas tras un naufragio o se quedan para siempre en medio del desierto; a quienes consiguen llegar y hacen los trabajos que no quiere nadie, pero a quienes, a la vez, les negamos todos los derechos; aquellos que se esfuerzan por integrarse y casi nunca salen en los medios de comunicación.
+ info

Categorías

Suscribirse a este blog