Guinguinbali

Archivos Mayo 2010

Mayo 12, 2010

Exposición Los Invisibles de Kolda

DICORY KANDE padre de Amadou Kande Sare Yoba.jpg

Agricultura en los campos de Yaarama-2.jpg

Soy un desastre. La exposición de fotos Los Invisibles de Kolda está abierta en el Teatro Víctor Jara de Vecindario (Gran Canaria) desde el pasado 16 de abril y no lo había contado todavía. Pero bueno, quienes estén interesados aún tienen tiempo hasta el día 16 de mayo por si quieren ver el enorme talento de Magec Montesdeoca.

La exposición recoge el trabajo fotográfico que hizo Magec durante el viaje que compartimos hasta Kolda en el verano de 2008 para investigar la peor tragedia conocida en la historia de la inmigración clandestina hacia España. De aquel viaje, de mis textos y las de las fotos de Magec, surgió un libro, Los Invisibles de Koda (Editorial Península, 2009) y ahora una exposición fotográfica.

El Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana nos dio esa oportunidad y ahora acoge en la 20 edición del Espal nuestro trabajo. Gracias al Ayuntamiento por su apoyo y por ayudarnos a que estos 160 jóvenes de Kolda que murieron a finales de abril de 2007 en medio del mar sean, hoy, un poco menos invisibles que ayer.

He visto la exposición y ha quedado realmente bien. Si pueden y les apetece, pasen a verla.



| Comentarios (3)
Mayo 6, 2010

Bibi Ngota o el camino por recorrer

Germain Cyrille Ngota, conocido como Bibi Ngota, director del periódico Camerún Express, acababa de publicar varios reportajes sobre un caso de corrupción que afectaba a varios funcionarios públicos de su país. El pasado 10 de marzo, cuando se disponía a salir rumbo al periódico, varios policías se presentaron en su casa y lo detuvieron sin mayores explicaciones.


Cuando llegó a comisaría se encontró a otros dos periodistas, Harris Robert Mintsa, del periódico Le Devoir y Serge Sabouang, de La Nation. Los tres investigaban el mismo asunto.


El 22 de abril pasado, pocos días ante del Día Internacional de la Libertad de Prensa, Bibi Ngota fallecía en el hospital Biyem Assi de Yaoundé, la capital camerunesa. En los días previos a su muerte había exigido que se le medicara para la hipertensión crónica que padecía, sin que nadie le hiciera caso. ¿Fue esta enfermedad la que le provocó la muerte? Sí, pero no.


Lo que en realidad le costó la vida fue su honestidad, el amor a la verdad y la defensa, por encima de todo, de una profesión que en algunos países de África te puede llevar a prisión o a la tumba. Así de simple.


Un reciente informe de Reporteros sin Fronteras advertía de la complicada situación de la libertad de expresión en algunos países africanos, como Somalia, Gambia o Marruecos, donde, por cierto, la caza al periodista se ha convertido en una diversión del Gobierno. Por ejemplo, Driss Chahtan, director del periódico Al Mishaâl, pena en prisión la osadía de haber publicado una información sobre la salud del rey Mohamed VI.


África está cambiando. Hay muchos motivos para la esperanza. En todos los rincones del continente surgen señales que invitan al optimismo. La pobreza se está reduciendo, las mujeres participan cada vez más y el turismo avanza de la mano del desarrollo económico. Las democracias asentadas resisten y la inestabilidad se retira lentamente de países como Guinea Conakry o Costa de Marfil, hasta hace pocos años devastados por la guerra.


Sin embargo, mientras los gobiernos de aquí y allá sigan matando y encarcelando periodistas a su antojo, la libertad no se habrá conquistado. Sólo mediante un derecho a la información bien asentado se podrá acceder a la democracia. Sólo con voces libres, las sociedades africanas serán libres.


La muerte de Bibi Ngota o la de tantos otros; el encarcelamiento de Chahtan o el del también periodista camerunés Lewis Medjo, de quien no se tienen noticias desde septiembre de 2008, son como un siniestro recuerdo de lo mucho que queda por hacerse.

| Comentarios (3)
fotografía del autor del blogJosé Naranjo
Cuando los jóvenes africanos van a emigrar hacia Europa, se hacen con un amuleto para ser invisibles y poder así cruzar las fronteras y el mar sin ser vistos. Este blog intenta romper ese conjuro, hacer visibles a quienes mueren en el intento de llegar a nuestras costas tras un naufragio o se quedan para siempre en medio del desierto; a quienes consiguen llegar y hacen los trabajos que no quiere nadie, pero a quienes, a la vez, les negamos todos los derechos; aquellos que se esfuerzan por integrarse y casi nunca salen en los medios de comunicación.
+ info

Categorías

Suscribirse a este blog